Drenaje linfatico

drenaje

El drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia que se engloba en el campo de la fisioterapia y en las técnicas de masaje terapéutico que se dirige a la “activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido intersticial y de las moléculas de gran tamaño y facilitar su evacuación”.1

Se puede definir como una serie protocolizada de maniobras manuales muy suaves que, basadas en un profundo estudio de la anatomía y fisiología del sistema linfático, y se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada (véase edema) a territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso.

La clave del éxito del drenaje linfático manual está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos que no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia, que drena sólo líquido intersticial).2

Como cualquier tratamiento los beneficios son solo temporales; por lo tanto, el mismo tratamiento o su mantenimiento (como los ejercicios) debe aplicarse constantemente o los beneficios desaparecen.

drenaje 2

Indicaciones:

  • Acné
  • Celulitis (la grasa acumulada retiene agua como si fuera una esponja)
  • Edemas faciales
  • Varices
  • Fibromialgia
  • Linfedema
  • Edemas por embarazo (prevención de estrías, descarga de las piernas)
  • Edemas linfoestáticos (p.e. en los edemas de brazo tras extirpación mamaria)
  • Edema del sistema nervioso (migrañas, dolores de cabeza, vértigo)
  • Edemas postoperatorios y para mejorar la presentación de cicatrices
  • Enfermedades crónicas de las vías respiratorias (rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis…)
  • Edemas de origen traumático: hematomas, luxaciones, distensiones musculares, desgarros musculares , siendo muy indicado para la recuperación de los deportistas
  • Artritis, artrosis y afecciones de las partes blandas (capsulitis, tendinitis, etc.)
  • Linfedema congénito ó adquirido
  • Edemas en la menstruación
  • Distonía neurovegetativa (nervios, ansiedad)
  • Úlceras de decúbito
  • Hematomas

Contraindicaciones relativas

– Hipotensión arterial
– Tiroidopatías
– Algias pélvicas.
– Enfermedades autoinmunoalérgicas (lupus, artritis reumatoide)
– Asma bronquial.
– Inflamaciones agudas (gota, reuma, cólico nefrítico)
– Nevus (Lunares)
– Post-tromboflebitis y post-trombosis.
– Edemas por insuficiencia cardíaca congestiva.

Contraindicaciones absolutas

– Edemas linfodinámicos (pocas proteínas en sangre (desnutrición))
– Neoplasias en curso (cáncer)
– Infecciones agudas (heridas infectadas).
– Flebitis, trombosis o tromboflebitis en curso.