Tratamiento de lesiones

Tratamiento de lesiones deportivas y no deportivas

En Hygea Fisioterapia estamos comprometidos con mejorar tu calidad de vida. El tratamiento de lesiones te ayudará mejorar tu vida. La eliminación o disminución del dolor muscular y articular te ayudará disfrutar más de tu día a día.

Debemos distinguir entre:

  • Lesiones deportivas. Provocadas por la actividad deportiva. Nuestro objetivo es que puedas correr, saltar, jugar a pádel, etc. lo antes posible.
  • Lesiones no deportivas. Provocadas por el día a día y los hábitos posturales inadecuados u por otras razones. Cada vez es más habitual encontrar personas con dolor de espalda, cadera, articulaciones, etc. Nuestro objetivo es quitar o reducir el dolor para que vivas mejor.

Veamos algunos ejemplos de lesiones

  • Tendinitis o tendinopatía.

Se producen habitualmente por malos movimientos repetitivos que sobrecargan al tendón provocando una inflamación. Estos movimientos pueden ser tanto durante la práctica deportiva como no deportiva. Esto produce dolor que impide la práctica habitual. Para el tratamiento de lesiones utilizamos técnicas como el tratamiento con Idiva, punción seca, terapia manual, osteopatía, ejercicios de readaptación y un programa de entrenamiento planificado por nosotros.

  • Dolor de espalda (cervical, dorsal o lumbar).

Se calcula que el 80% de la población tiene o ha tenido dolor de espalda. En algunos casos la causa de este dolor es ósea y únicamente podemos reducir el dolor. Sin embargo en otros podemos eliminar completamente el dolor en cervicales, dorsales y lumbares. Para conseguirlo recurrimos a técnicas de tratamiento con Idiva, terapia manual, masaje terapéutico, osteopatía, ejercicios de readaptación y un programa de entrenamiento planificado por nosotros.

  • Las contracturas.

Son lesiones muy comunes, no solo entre los deportistas, sino también entre personas sedentarias, mayores, con estrés o que adopten malas posturas. Es una contracción del músculo, el carácter lesivo radica en la continuidad de esta contracción de forma sostenida en el tiempo. Obviamente esta contracción permanente es involuntaria, quedando de esta forma la musculatura en constante tensión. Un músculo se contrae y se distiende, pero en algunos casos, una zona del vasto muscular no se relaja, y sigue contraída. Esta zona se mantiene dura e hinchada, de ahí que el paciente note un abultamiento al tacto, vulgarmente llamado ‘nudo’. Para el tratamiento de lesiones recurrimos a técnicas de tratamiento con Idiva, terapia manual, masaje terapéutico, osteopatía y punción seca.

  • Rotura fibrilar.

La rotura fibrilar es una lesión frecuente en la práctica deportiva pero también tras un esfuerzo brusco cuando la persona lleva una vida sedentaria. También se la denomina desgarro muscular, ya que consiste en la rotura de más o menos fibras de las que configuran el músculo. Su gravedad dependerá del músculo y el número de fibras que se han roto –leve, moderado o grave–, lo que determinará también el tiempo necesario para la recuperación – 8-10 días, 2-3 semanas o más de tres semanas, respectivamente–. Nosotros podemos ayudarte a reducir el tiempo de recuperación mediante el tratamiento con Indiva active, además de una buena readaptación al ejercicio.

  • Esguince.

Lesión que afecta a los ligamentos, que son las estructuras que fijan los segmentos óseos de una articulación para limitar y dirigir su movimiento. Se cursan con estiramiento o rotura (parcial o completa) de las fibras que forman uno o varios ligamentos. Así un esguince se puede producir prácticamente en cualquier articulación, aunque los que más nos suenan sean en rodilla o tobillo por ser las más afectadas por este tipo de lesiones. Para el tratamiento de los esguinces recurrimos a terapia con Indiva Activ, y una buena readaptación para prevenir futuros problemas. Es habitual tener recaídas de este tipo de lesión si no se realiza una buena prevención.

  • Condromalacia rotuliana.

Degeneración de la superficie articular cartílago que constituye la cápsula posterior de la rodilla. Produce malestar o dolor sordo alrededor o detrás de la rótula. Es bastante común entre adultos jóvenes, especialmente jugadores de baloncesto, vóley, fútbol, ciclistas, karatecas, tenistas, remeros, bailarines de ballet y corredores. El cartílago es un tejido que no se regenera, pero podemos prevenir la aparición de dolor con una buena readaptación al ejercicio. También tratamos los síntomas mediante la terapia Indiva Activ.